Curators digitales


Playground empezó hace cuatro años con una premisa muy clara: convertirse en un gran medio de comunicación on-line. Hoy son una revista digital internacional, con 500.000 usuarios y casi un millón de páginas vistas al mes.

Barcelona ha sido históricamente sede de los principales medios musicales del estado, un dato curioso si tenemos en cuenta que la industria –como mínimo la de las multinacionales– tuvo en general más peso en la capital que aquí. Isaac Marcet, director de Playground, tiene una explicación a esta incógnita, además de una experiencia que le hizo cambiar de ciudad. “Justamente Playground lo empezamos en Madrid y llegó un momento en el que vi claramente que la mayoría de la gente con la que quería colaborar, la mayoría de los talentos editoriales eran de aquí. ¿Por qué? Creo que el catalán es muy buen curator, muy buen periodista. Tenemos dos de los grandes festivales del mundo, Primavera Sound y Sonar. A pesar de no tener una escena local potente, salvo algunas excepciones –y a lo mejor gracias a este hecho–, vemos con una prescripción muy científica lo que sucede fuera. Tal vez por ser una ciudad portuaria o por sentirse más globales que españoles, aquí hay una vocación más internacional. Y en Playground creemos en lo local pero desde una perspectiva glocal”. Esta visión puede tener mucho que ver con la clave del éxito de un proyecto que empezó dándole extrema importancia a los colaboradores, es decir, a los prescriptores, también curators a su modo, y apostó en su momento por la internacionalización.

Isaac Marcet; emprendedor

“Empezamos con el objetivo de hacer un gran medio de comunicación on-line, no queríamos un blog, ni empezar de forma amateur, sino iniciarnos con un modelo de negocio y un business plan coherente y sólido. Queríamos ser el referente de música en España, esa era nuestra intención”, cuenta Isaac Marcet con el entusiasmo de alguien que sabe que su apuesta fue acertada.

En poco tiempo recibieron premios de reconocimiento, como el de Notodo a Mejor Medio Digital, y cuando vieron que tenían una base sólida de tráfico y el dominio total del entorno on-line, se lanzaron a la internacionalización. A día de hoy todos los contenidos de Playground están en inglés y castellano, y entre muchos países anglosajones destaca el seguimiento que tienen en México y Argentina.

Innovadores respecto a su competencia más directa ha sido su apuesta por Facebook como plataforma que respalda la difusión y favorece la viralidad de los contenidos, generando muchísimo tráfico a una web. Su apuesta de marketing a través de Facebook asociando concursos de entradas de festivales a su perfil les ha dotado de nada más y nada menos que 168.000 seguidores –seguro que en el tiempo que transcurre hasta que se publique esta edición habrá aumentado considerablemente–. ¿Y qué significa esta cifra? De entrada supera a la de Pitchfork y sitúa a Playground a una distancia de muchos más de 100.000 seguidores delr esto de las revistas de aquí. Y por supuesto, ratifica el control del medio on-line y el indispensable uso óptimo de las redes sociales que se le presupone a un medio de esta índole.

“Ser emprendedor implica que cada día es difícil, tu misión no es otra que la de resolver conflictos y resolverlos para bien, transformar el plomo en algo positivo y constructivo y que funcione. Ese es el papel del emprendedor, afrontar cada día como un juego, un reto”, explica Marcet al preguntarle por el momento más difícil de toda esta aventura, que mira al futuro aunque no desvele desde que perspectiva. “Playground es una fracción de lo que va a ser. Habrá muchas cosas, muchas sorpresas, esta es la semilla, ha salido ya un brote verde, ahora hay que cultivar.” Les seguiremos bien de cerca.

Sé el primero en comentar